El poder de la Videncia y el Tarot sin Gabinete

En el mundo hay muchas maneras de descifrar o de descubrir todo aquello que esta oculto y una de las maneras más fáciles de descubrir todos estos secretos es a través de la videncia, puesto que esta forma parte de los métodos de adivinación, convirtiéndose en uno de los mejores gracias a sus maravillosos resultados y a la certeza que se evidencia en todas y cada una de sus respuestas, por lo que las personas en diferentes partes del mundo siempre se ven inclinadas a acudir con un vidente para que el mismo les proporcione muy buenas respuestas a todas dudas e interrogantes que posee y que desea descifrar o descubrir.

¿Qué es la Videncia?

La videncia es un maravilloso método de adivinación que le ofrece a las personas la oportunidad de conocer una serie de misterios o de secretos que se encontraban ocultos pero que en alguno momento llegaron a suceder o a relacionarse con la vida de la persona y el mismo se lleva a cabo mediante procedimientos realmente sencillos pero hay que tomar en cuenta que se trata de una persona que ha realizado diferentes estudios para lograr establecer una conexión y obtener respuestas a todas las consultas que realice el cliente, por lo que la persona tendrá la oportunidad de salir de la consulta con el conocimiento de muchas cosas que desconocía sobre su propia vida, obteniendo suficiente información como para llegar a sacar conclusiones sobre los sucesos y encontrar una solución o una medida que sea lo suficientemente efectiva como para acabar con los problemas.

¿Cómo se lleva a cabo este método de adivinación?

Videncia

La videncia es un método de adivinación que resulta sumamente sencillo pero que a la vez debe ser realizado por personas que tengan conocimientos suficientes debido a que se trata de un método que requiere de mucha concentración y técnicas que se deben aplicar de la manera correcta para conseguir los resultados deseados. Así que lo primero que hace el vidente cuando una persona llega con él, es comenzar a preguntarle a la persona qué es exactamente lo que desea conocer, puesto que dependiendo de lo que el cliente desee saber, el vidente sabrá que tipo de estrategias aplicar para conseguir las respuestas. Luego de que el vidente sabe qué es lo que el cliente desea saber, procede a iniciar con la sesión, para lo que comienza con el establecimiento de una conexión mística en vista de que esta conexión estará establecida entre el vidente y los espíritus o las presencias, las cuales serán las responsables de revelar todos aquellos misterios, indagar en la vida de la persona y trasmitirle al vidente la información o el mensaje de una manera clara y sencilla que el pueda comprender y enviar a la persona. Cuando el vidente ha logrado establecer la fuerte conexión con estas presencias comienza con la sesión, para lo que puede que tome las cartas del tarot, pero también es posible que el vidente tome la bola de cristal, puesto que se trata de muy buenos elementos que le ofrecen cierta facilidad al vidente, ya que son como una especie de medio mediante los cuales logra aumentar la espiritualidad del momento y obtener mejores respuestas. Al tomar la bola o la cartas del tarot el vidente logra comenzar con la sesión, puesto que son elementos que logran atraer aun más a las presencias o los espíritus, pero cuando el vidente se siente completamente seguro de haber establecido una conexión fuerte deja a un lado estos elementos y toma las manos del cliente o la persona, ya que de esta manera interactúa con la persona mediante el contacto y establece la conexión correcta para que lleguen a el las revelaciones.

Luego de que el vidente toma las manos de al persona, comenzarán a llegar una serie de mensajes a la mente del vidente, puesto que esta conexión especial le ofrecerá al vidente la oportunidad de sacar toda la información posible y cuando le comienzan a llegar dichos mensajes, el vidente comienza a interpretarlos para trasmitirlos a el cliente de la manera más clara posible.

Sin embargo, cuando al vidente le comienzan a llegar estos mensajeses posible que le comiencen a llegar ciertas imágenes, puesto que se trata de imágenes que reflejaran la fotografía o la captura de ciertos momentos esenciales de la vida del cliente y serán precisamente estos momentos los que le darán sentido a los acontecimientos que afectan la vida de la persona, ya que serán como la muestra del comienzo de los problemas del cliente. También es posible que el vidente tenga visiones en medio de la sesión, puesto las mismas son la muestra de la completa concentración que tiene el cliente, así como también son la muestra de la fortaleza con la que cuenta la conexión que hay entre el vidente y las presencias o los espíritus, ya que los mismos se sienten lo suficientemente confiado como para poder trasmitir el mensaje al vidente de una manera sumamente directa. Así que cuando en algún momento el vidente deje de hablar es porque en ese momento está teniendo una visión, a la cual prestará suficiente atención y posteriormente la analizará o la interpretará de manera correcta para finalmente trasmitirla al cliente de la manera más clara posible, puesto que las visiones relatan una fracción de los sucesos, lo que el vidente debe saber describir con exactitud para que la persona pueda buscar en sus recuerdos ese momento y finalmente encontrar la raíz de los problemas. Cuando el cliente logra encontrar justamente ese momento que se relató en la visión del vidente, será el momento en el cual la persona comenzará a sacar conclusiones, analizar las situaciones y posteriormente tomar decisiones que le ayuden a solucionar los problemas o las consecuencias de aquel momento, aunque la persona también contará con la ayuda del vidente, puesto que éste gracias a la experiencia y a los estudios tiene la capacidad de ofrecer ciertos consejos a la persona para que pueda resolver sus problemas o situaciones de la mejor manera posible.

Posts relacionados